¿Te has dicho alguna vez “quiero ser emprendedor”? Descubre las 5 claves para emprender con éxito

Quiero ser emprendedor

 

Puede que alguna vez hayas escuchado historias sobre esos emprendedores exitosos con todo tipo de hábitos extravagantes que explican por qué se han convertido en los grandes éxitos que son hoy día. O quizás te sientas perdido, no sepas por dónde empezar con tu propósito de ser emprendedor, o qué negocio montar. Sientes que necesitas una gran estructura para arrancar y esa sensación te abruma. Pfff.
Todo esto te ha hecho pensar sobre qué es lo que se necesita para convertirse en emprendedor. Llegarás a pensar que probablemente estés más preparado para trabajar por cuenta ajena, que siendo tu propio jefe. Tranquil@, no hay necesidad de rendirse todavía porque en este post vas a descubrir cinco claves para conseguir ser el emprendedor que quieres llegar a ser.

Quiero ser emprendedor, ¿pero cómo?

Puede que las historias de hábitos extravagantes te ayuden a tener grandes historias que contar un sábado por la tarde, pero te aseguro que puedes lograr emprender con éxito sin necesidad de hacer cosas extrañas. Es más, normalmente la solución está en lo simple y lo sencillo.
Entonces, ¿tienes lo que se necesita para convertirte en emprendedor?

 

Claves para ser emprendedor

Para empezar, el hecho de que te hayas planteado: «Quiero ser emprendedor», ya es una buena señal.
Muy bien, ahora empecemos.

Parte de tus habilidades y fortalezas

Antes de comenzar a emprender debes buscar en tus habilidades y fortalezas, analizar tu experiencia, tu educación e incluso tus hobbies.
Encontrarás que algunas habilidades te darán una ventaja. Un buen primer paso es ponerte en contacto con esas habilidades y desarrollarlas en el mundo del emprendimiento.
Desde ahí podrás recopilar mucha información y pistas que te serán muy útiles para encontrar tu oportunidad de emprendimiento. Fácil, ¿no? Como te decía antes, con frecuencia, las soluciones se encuentran en lo simple.
¡Genial! Seguro que ya se te habrán ocurrido algunas ideas interesantes con las que convertirte en un buen emprendedor.

Busca dentro de ti la idea de negocio

Ahora bien, te invito a buscar cómo enfocar esas ideas en ayudar a los demás. Es decir, transforma tus habilidades para buscar con ellas soluciones para ayudar a los otros.
Te pongo un ejemplo. Supongamos que siempre te ha gustado cocinar y que te suelen proponer como el cocinillas del grupo en todas las reuniones.
Esto que hasta ahora era una “afición” o “hobby” por la que todos siempre te felicitan, podría convertirse en una oportunidad de emprendimiento, quizás en un proyecto de catering. Aquí ya habrías dado el primer paso, ahora hay que desmigajar la idea, porque puede ser un concepto muy amplio. Dale vueltas al coco para ver cómo enfocarlo.

¿Qué problema vas a resolver?

El siguiente paso es transformar ese germen de emprendimiento y darle forma buscando el cómo ayudar a los otros con él. Quizás podrías especializarte en un catering para celíacos, y ofrecer alternativas saludables y ricas para quienes tienen ese problema, o utilizar sólo productos de proximidad o de pequeños productores.
Con cualquiera de estas opciones participas de tu comunidad, ayudando y colaborando, creando redes y sinergias que mejoren tu entorno.
Suena bien, ¿no?
Desde ahí encontrarás la abundancia económica, que se transformará en bienestar. Encontrarás abundancia en la ayuda a los otros. Que se transformará en bienestar lleno de abundancia económica y abundancia en el amor.

Busca inspiración con un mentor

Por todo esto te invito a implementar nuevas rutinas, leer nuevos libros, hacer cosas diferentes, que te permitan buscar inspiración y ayuda a través de contratar a un mentor como yo para ayudarte en este camino.
Por ejemplo, en mi caso particular nunca había pensado en ser emprendedora, o asesora como en la que me he convertido.

Cree en tu potencial

Una prueba de que todos tenemos muchos talentos escondidos que con frecuencia no valoramos o vemos como valiosos. Tú vales mucho y puedes hacer lo que quieras.
Si crees en ti mismo y en tu proyecto, es más fácil arrancar. Puede que tengas días malos, pero cuando estés convencido de que tu proyecto vale la pena, querrás que la aventura continúe.
Sin embargo, emprender un negocio no significa avanzar a ciegas. Es normal tener dudas, pero resuélvelas. Esas dudas iniciales pueden ayudarte a mejorar y afinar tus ideas. Pero no dejes que tus dudas te detengan.
Si ya te ha picado el gusanillo del emprendimiento y sientes que necesitas pedir ayuda te invito a ver mi masterclass gratuita y comenzar ese camino.
Te espero en mi masterclass, y recuerda que el primer paso para ayudar a otros es compartiendo. Así que si este contenido te ha parecido valioso y/o interesante da tu primer paso como emprendedor y comparte en las redes sociales.

X